Seguir a AUTOTECNICATV en Twitter
 
PRESENTACIÓN
NOTAS TECNICAS
SUMARIO
MUJERES AL VOLANTE
CONSEJOS LEGALES
PREGUNTAS FRECUENTES
ROAD TEST
MANTENIMIENTO
SEGURIDAD
nl  
citroen carone
     MANTENIMIENTO
 
Sobre los "cómo" y los "porqué"

¿Y porqué...? No me diga que nunca estuvo con algún pequeñito o pequeñita que lo sometió a uno de esos interrogatorios de “¿Y porqué...?” interminables, y no me niegue que para responder algunas de esa preguntas usted se vio en figurillas.

Por alguna extraña razón a medida que crecemos vamos perdiendo esa capacidad de preguntar el porque de las cosas, en buena parte creo que se debe a que la sociedad no gusta de los preguntones, en general los considera inoportunos y molestos, y en muchos casos malinterpreta los deseos de conocer el porqué de las cosas. Creo que la costumbre de preguntar en buena parte la perdemos porque muchas nuestros interlocutores no nos brindan respuesta que nos satisfagan, o lo hacen de mala gana. Todos hemos tenido  maestros, profesores o instructores a los que les molestaban las preguntas, a los que debíamos escuchar , pero mucho cuidado con preguntar. Es asi que poco a poco fuimos perdiendo la capacidad de pedir explicaciones. En muchos casos no preguntamos por temor a demostrar que del tema en cuestión sabemos poco o nada, o por no generar una discusión, por desinterés, por indiferencia, ingenuidad, y también porel  autoritarismo que pretende aceptemos las cosas sin mayores o ninguna explicación. Lamentablemente y aunque sea prudente y moderado el preguntón no es bien visto socialmente. Cuidado, porque hay mucha gente que se aprovecha de ello.

 

Cuando requerimos una explicación de alguien es porque le estamos dando la oportunidad de que nos enseñe, que nos demuestre sus conocimientos y haga uso de su inteligencia. En realidad si alguien domina realmente un tema no debería tener inconvenientes en explicar cosas sobre dicho tema.

 

¿A dónde quiero llegar? Espere uno renglones mas, por favor. Creo que el conocimiento verdadero viene por una mezcla de teoría, de experiencia, de intuición, de humildad, de ganas de hacer las cosas, y sobre todo de las ganas de aprender. Lo primero que debemos dejar de lado es la soberbia, la arrogancia, admitir que en realidad nos queda mucho por aprender, que el conocimiento se renueva y acrecienta constantemente, que hay personas que saben mucho mas que nosotros, y que no hay nadie que se las sepa todas.

Vayamos al punto: ¿Nunca le sucedió que cuando quiso retirar su vehículo del taller y le vinieron con una abultada factura, usted pregunto porqué semejante valor, y le comenzaron a dar explicaciones vagas, confusas, en un idioma técnico incomprensible? ¿O que cuando estaba interesado por comprar un determinado vehículo, y le pidió al vendedor una explicación técnica detallada sobre un cierto componente dicho vendedor se vio súbitamente requerido por otro tema y lo dejó sin respuesta?

 

 

Cuidado con los “Chimentos” de los supuestos expertos.

 

¿Nunca le pasó que el “experto” de turno lo miró con suficiencia y le dio algunos consejos sabios como: “Si calienta hay que sacarle el termostato”, “Para que el motor enfríe mejor hay que dejar un poco flojita la tapa del radiador”, “Al motor hay que asentarlo con aceite normal, sin ningún aditivo”, “Al gasoil hay que agregarle fluido de dirección hidráulica para que no se peguen los inyectores”, “Los motores con GNC calientan mas que con nafta”, “Al auto hay que bajarlo y ponerle llantas mas anchas para que doble mejor”, “Hay que sacarle el catalizador porque pierde potencia”, “Póngale este aparatito, va a ver que su auto consumirá 20% menos de combustible, tendrá mas potencia, y el motor le va a durar el doble”, “En la montaña póngale cebolla en el filtro de aire y verá que el motor no se apuna”, “¿Para que va a cambiar el filtro de aire si con una sopleteada queda como nuevo?” También habrá escuchado alguna vez que: “Para que duren mas las pastillas de frenos tienen que poner pastillas bien duras”, “Para que la suspensión dure mas hay que usar amortiguadores bien duros”, “Con lluvia hay que sacarle presión a los neumáticos”, etc, etc, etc. hasta el infinito. No me diga que si usted tiene un auto nunca le dieron alguno de estos “sabios” consejos porque no se lo creo.

 

 

Cada vez que le den algún consejo respecto de su automóvil pregunte porqué.

 

Bien, todos esos consejos aparte de ser disparatados, solo le traerán problemas antes que algún beneficio. Y es aquí donde le propongo un jueguito maléfico: Cada vez que le den algún consejo respecto de su automóvil pregunte porqué. Y no se quede con una explicación vaga del tipo “A mi me lo contó un amigo que sabe mucho”, “¡Me extraña que usted no sepa eso!”, “¡Tantos años en esto enseñan mucho!” o cosas por el estilo. PREGUNTE PORQUE, y no acepte que le hagan nada en su auto hasta que le den una explicación convincente.

 

 

El profesional serio responde claramente y con seguridad.

 

A lo largo de muchos años conviviendo con los fierros he tenido la ocasión de conocer infinidad de mecánicos, y siempre digo que ellos han sido mis grandes maestros. He tenido el honor de conocer Señores Mecánicos, muchos de ellos me honran hoy con su amistad. Todos tiene un factores comunes: su deseo de aprender, de mejorar, y una enorme responsabilidad profesional. Y todos cuando se les formula alguna pregunta responden claramente y con seguridad, y si no saben se limitan a decir “No se responderle, vamos a consultar a alguien que conozca de este tema”. Si conoce alguno que reaccione así confíele su auto y duerma tranquilo.

He conocido también otros, verdaderos maestros de la sanata, cancheros con suficiencia sobradora, que creen sabérselas todas, que miran la parte supuestamente afectada del auto y preguntan “¿Quién le hizo este desastre?” “Porque esto está mal hecho, aquí hay que cambiar todo el .... etc, etc, etc” y comienzan a proponer costosos cambios y modificaciones. O como una señora que había roto en tres oportunidades la caja de velocidades, a lo cual el mecánico que se le reparaba le manifestó “Señora, Señora, usted rompe la caja porque maneja sin fe, ponga mas fe al hacer los cambios, concéntrese y va a ver que con mucha fe no se va a romper mas” (Esta anécdota es verídica). Explicaciones cuasi religiosas como esta, esotéricas, del mas allá, o gansadas técnicas incomprensibles que lamentablemente son muy frecuentes. Si usted escucha estas cosas u otras por el estilo huya lo mas rápido posible.

 

 

No tenga miedo de preguntar  “¿Por qué?”  

 

Buena parte del engaño se puede evitar si practicamos con frecuencia aquello que hacíamos de chicos: ¿Por qué? Y en buena parte también preguntándose “Como es posible que en ninguna parte del manual de mi auto me recomiende una cosa así” o “Será posible que le fabricante se haya equivocado tan groseramente al diseñar este auto o será que no me están haciendo bien la reparación?

Hace unos días charlaba con el conductor de un remise en Tucumán. Él me comentaba que su mecánico le había recomendado que usara aceite “Normal” es decir aceite mineral puro, sin ningún tipo de aditivos, para asentar su motor, el que había sido reparado recientemente a nuevo. No me cabe ninguna duda que si el citado mecánico lo aconsejó de esa forma era porque obraba de buena fe y estaba totalmente convencido que había que hacerlo así. La realidad era que estaba cometiendo un grave error que le costaría al motor muchos kilómetros de vida. Le sugerí al conductor que le hiciera a su mecánico las siguientes preguntas:

 

a)    ¿Leyó alguna vez un manual de algún motor donde se aconsejara que había que asentar el motor con lubricante sin aditivos?

b)    ¿Los vehículos nuevos que salen de fábrica tienen aceite sin aditivos, o llevan el aceite que recomiendan en su manual?

c)    ¿Qué función cumplen los aditivos en los lubricantes?

d)    ¿Algún fabricante de lubricantes del mundo recomienda usar aceite mineral sin aditivos para asentar los motores o por el contrario desarrollan lubricantes con aditivos antifricción cada vez mas eficientes que recomiendan usar con el motor nuevo?

e)    Finalmente: ¿Qué pretende lograr eliminando los aditivos contenidos en el lubricante que tanto los fabricantes como las petroleras recomiendan muy especialmente usar en el asentamiento?

f)     ¿Usted, para formular tal recomendación, cree tener un conocimiento mas profundo que los fabricantes de motores y petroleros de todo el mundo, o puede ser que esté equivocado?

 

No creo que mi amigo el conductor del remise haya llegado a la tercer pregunta sin alguna escena de pugilato.

 

Debemos solicitar que nos resulevan las causa de los problemas, y no que enmascaren sus efectos.

 

 

 

“Mi auto calienta, y me aconsejaron sacarle el termostato” A ver: Si usted va a un traumatólogo diciendo que le duelen las articulaciones de la mano y el profesional le aconseja que le amputen la mano para que no le duela mas, ¿Usted aceptaría? Seguro que no, porque lo que se pretende del profesional  es que le de una solución a su mano, y no que se la ampute. En el caso del termostato pasa algo parecido, si el motor calienta debe ser porque tiene algún problema, el que hay que resolver y no disimular. El termostato no se debe eliminar, porque si todos los fabricantes del mundo lo usan debe haber una razón muy importante para que así sea. Problema resuelto es problema terminado. Problema enmascarado se transforma en pesadilla recurrente.

 ¿Comprende ahora el tema de los “¿Porqué? Pregunte y asesórese, hay muchos mecánicos que saben, y saben de verdad. Me encantaría seguir charlando sobre este tema con usted, pero ahora me estoy preguntando ¿Y porqué no trato de escribir sobre otro tema?

Le mando un abrazo 

 
 
 
  ©AUTOTECNICA. Todos los derechos reservados.
 
 
  MANTENIMIENTO
Sobre los "cómo" y los "porqué"
Algunas recomendaciones de mantenimiento y uso ...
 
peugeot salon vw carone