Seguir a AUTOTECNICATV en Twitter
 
PRESENTACIÓN
NOTAS TECNICAS
SUMARIO
MUJERES AL VOLANTE
CONSEJOS LEGALES
PREGUNTAS FRECUENTES
ROAD TEST
MANTENIMIENTO
SEGURIDAD
nl  
citroen carone
     SEGURIDAD 13/04/10   
 
Que sucede, como y porqué en un choque
Consejos para conductores de vehí­culos

Recordando a nuestros remotos antepasados cuando se desplazaban por los árboles, po-drí­amos quizás explicar el porqué de nuestro atávico miedo a las alturas, y a las caí­das desde ellas. Nos resulta intuitivo y sencillo apreciar el daño potencial de una caí­da. Sin embargo, nuestra evaluación no es tan clara cuando se trata de desplazamientos horizon-tales.

Demos por ejemplo una persona caminando a 5 Kph que se lleva por delante un poste o una puerta. Duele de solo pensarlo, pero estamos hablando de solamente 5 Kph. Pense-mos que puede ocurrir en un choque frontal a 100 Kph. En ese caso, con seguridad  no nos va a doler nada, ni  el choque, ni nunca más NADA.

Un choque a 50Kph equivale a una caí­da libre desde 10 mts de altura, y uno a 90Kph a una caí­da desde 30 ¿Qué piensa que le puede pasar?

Todos alguna vez experimentamos la desagradable sensación de un "panzazo" al arrojar-nos con poca fortuna desde el borde de una pileta. Piense que en ese caso su altura de caí­da es del orden del metro y pegando sobre agua. Imagí­nese un golpe similar sobre piso duro. Que pasarí­a entonces  frente a una caí­da desde un segundo piso (6 a 7 m) impac-tando de plano y se dará cuenta de sus escasí­simas probabilidades de sobrevivir. Esto equivale a un impacto a 40 Kph... . Cabe la comparación directa con un motociclista que
Se estrella contra el lateral de un colectivo,  o contra una pared a 40 Kph.

Para el caso de un automóvil las condiciones de impacto variarí­an sustancialmente debido a las deformaciones propias del vehí­culo. La deformación de la estructura del auto, al igual que cualquier deformación permanente, se produce con consumo de energí­a.  La energí­a consumida en la deformación se resta de la del impacto, reduciendo las consecuencias del choque. Recuerde que ante un impacto moderado, si el auto se deforma es probable que Vd. sobreviva, si el auto no se deforma el que se va a deformar será usted.

Volvamos a nuestro " porrazo " sobre el pavimento cayendo desde 6 m, pero esta vez so-bre 1m de colchones o sobre la clásica red de los bomberos.  El susto va a ser gigantesco pero seguramente vivirá para contarlo. Otro ejemplo lo dan esos señores que se tiran desde un puente a 100 m de altura atados con una soga elástica. Claro que si en vez de esa soga elástica usaran un cable de acero... Fí­jese como la soga elástica se toma su tiem-po en estirarse y absorbe energí­a para ello, mientras que el cable de acero permanecerá prácticamente igual, no absorberá nada y todo terminará en un violentí­simo tirón sobre las piernas con consecuencias que es mejor no imaginar.

¿Porqué entonces el medio elástico reduce los efectos del choque, sea una red, una soga o colchones?. Es evidente que necesitamos que el cambio de velocidad no sea brusco, sino lo más gradual posible. Siendo gradual y dentro de ciertos lí­mites el ser humano lo tolera, con mayores o menores daños, pero sobrevive. En cambio cuando el cambio de velocidad es muy brusco y se multiplican los daños hasta el punto de ser irreparables.

El concepto de aceleración

Recordemos  ahora el concepto de aceleración: la aceleración  mide los cambios de velo-cidad a través del tiempo. O sea, que a grandes cambios de velocidad en cortos tiempos, hablaremos de grandes aceleraciones. La pregunta ahora es: ¿De que magnitud es una aceleración que afecta al cuerpo humano, que valor puede soportar, y por cuánto tiempo?

Resulta aquí­ inevitable definir alguna unidad de medida, y para ello vamos a definir una adoptada universalmente, llamada el "g ", y que aproximadamente equivale a un cambio de velocidad de 36 Kph a cero en un segundo, o de cero a 100 Kph en 2,8 segundos. De esta manera 10g equivaldrí­an a detenerse de 360 Kph a cero en un segundo o 60g de 2160 Kph a cero también en un segundo. Una frenada "a fondo" con excelentes
frenos equivale aproximadamente a 1g. Como referencia le adjunto las gráficas de valores que registramos sobre un Citroen C4 que se corresponden con lo expresado.

Valores de aceleración/frenado para un Citroen C4. En la derecha del gráfico se expresan numé-ricamente los registros obtenidos (sistema ABS)

Valores de desaceleración (frenado) de un Citroen C4 en dos frenadas: 110 y 113 kph a 0

Un ser humano tolera 15g por cortos tiempos (uno o dos segundos) sin mayores proble-mas. 60g durante 0.03 de seg (tres centésimas de segundo)  es considerado el lí­mite de supervivencia. Como ejemplo citaremos al piloto de un avión de combate, que soporta al ser lanzado por su asiento eyectable una aceleración superior a los 15g, y también a un piloto de F1, que  llega a soportar 3,5g lateralmente en las curvas.

Las fuerzas consecuentes de los cambios de velocidad

De acuerdo con el principio más primordial de la fí­sica el efecto de una aceleración sobre una masa es el de la aparición de una fuerza. También si aplicamos una fuerza sobre una masa y existe movimiento posible, la masa cambiará su velocidad y consecuentemente aparecerá una aceleración.  Por lo tanto  un cuerpo humano que pesa 80 kg. al ser some-tido a una aceleración de 10g, y mientras dure dicha aceleración, estará  soportando una acción equivalente a pesar 800 Kg. En un impacto frontal a 60 kph puede perfectamente alcanzar los 60g, con lo cual el cuerpo de una persona que pese 70 Kg saldrá proyectado hacia adelante con una fuerza del orden de las 4 toneladas...¿Usted que cree que le podrá pasar?

Cuando Vd. sube a un auto deportivo y acelera a fondo, siente que se hunde en el asiento y cuando frena, el portafolios que estaba en el asiento va a para al piso. Estos son efectos de la aceleración, de los cambios de velocidad.  El portafolios y usted vení­an a la misma velocidad que su auto.

El grave problema en caso de un choque, si Vd. no esta con el cinturón adecuado y correc-tamente colocado, será que el auto se deformará y detendrá. Usted seguirá viajando a la velocidad que vení­a hasta tanto la columna de dirección o el tablero lo detengan. Su cam-bio de velocidad en esas condiciones se producirá en breví­simos instantes.

Como consecuencia aparecerán grandes aceleraciones y enormes fuerzas, consecuentes del impacto (que le reitero pueden alcanzar varias toneladas) contra las partes  interiores del auto. Al aplicarse esas fuerzas de impacto en superficies pequeñas de su cuerpo, apa-recerán graves lesiones.

La única solución posible para mejorar esta situación, es distribuir estas fuerzas  sobre el cuerpo, como lo hacen los cinturones de seguridad o las air-bags. Como ejemplo del efec-to de la distribución o concentración de fuerzas, digamos que a nadie se le ocurrirí­a clavar un clavo del lado de la cabeza.

En el caso de estar correctamente sujeto, el cuerpo comienza a detenerse a la misma ve-locidad del auto (no sale proyectado e impacta). El cinturón de seguridad, que debe estar firmemente sujeto al cuerpo,  distribuye el esfuerzo de detenerse sobre partes resistentes del cuerpo (tórax y caderas) y sufre a su vez un estiramiento que hace mas gradual la de-tención o cambio de velocidad.

Un buen ejemplo de como deberí­an ser los cinturones de seguridad, lo dan los automóvi-les de competición, en los cuales el piloto prácticamente forma parte del auto. Está sujeto firmemente por un arnés de seis cintas de 7.5 cm de ancho, con casco, y dentro de una butaca envolvente, que lo mantiene casi encapsulado.  Esto le permite sobrevivir ante severí­simos accidentes. Debemos destacar que estos son avances alcanzados en los últi-mos diez años y derivados de la aeronáutica.

Los actuales vehí­culos merecen por parte de los diseñadores especial atención en el desa-rrollo de la estructura de la carrocerí­a. La idea es que dicha estructura, con excepción del habitáculo, se deforme controladamente absorbiendo gran cantidad de energí­a y dismi-nuyendo la desaceleración de los tripulantes al mí­nimo posible. Como complemento, las puertas y los laterales son diseñados para ofrecer alta resistencia a la penetración de obje-tos extraños. Mediante  formas y sujeciones apropiadas, se trata también de evitar la pe-netración de componentes mecánicos dentro del habitáculo: columna de dirección, servo-freno, motor, caja de velocidades, etc.

Los conocimientos actuales de seguridad han prácticamente eliminado el motor trasero por el peligro que implica su desplazamiento, quedando reservado exclusivamente a vehí­-culos de altí­sima performance, dado que en un choque frontal a 300 Kph mayormente no
interesa donde estaba puesto el motor.
 
Tiempos de reacción de un ser humano bajo distintas cicunstancias. La actitud del conductor

No existiendo fallas mecánicas, el mayor factor de peligro sobre un automóvil lo constitu-ye el conductor y sus distracciones o imprudencias. Resultan de relevante importancia los tiempos de reacción del piloto frente a las distintas circunstancias que se le puedan pre-sentar. Definiremos como tiempo de reacción al tiempo transcurrido entre la percepción del problema, la decisión de actuar y de como actuar, y la ejecución de la acción seleccio-nada (virar, frenar o acelerar).  Este tiempo, de acuerdo con factores personales y/o ex-ternos varí­a de 0.3 a 1.7 segundos.

¿Sabí­a usted que manejar hablando por un teléfono celular es equivalente a manejar bo-rracho, y que en ese caso su probabilidad de provocar un accidente aumenta el 400%? Y ni le cuento si está enviando "mensajitos", una de las mejores y más ingeniosas formas de provocar un desastre.

El estado mental del conductor es un factor de enorme importancia como generador de accidentes. Excluyendo aquellos que padecen trastornos mentales crónicos o deformacio-nes de conducta producto de una mala o nula educación, posiblemente sea el estrés el que más incide en la conducta de un automovilista.

Lamentablemente, todos nos hemos visto alguna vez expuestos a la agresividad de algún conductor, el que desbordados todos sus lí­mites de la sensatez y cordura, inexplicable-mente nos agrede, poniendo en peligro nuestra integridad. Cuente hasta diez y trate de evitar ese tipo de circunstancias, porque inevitablemente conducen a un incidente mucho más grave que el originario del suceso.




 

Atentamente,
Ing. Alberto P. Garibaldi©
 
 
 
  ©AUTOTECNICA. Todos los derechos reservados.
 
 
  SEGURIDAD
Algunas claves para la conducción segura y efic...
Montar y balancear neumáticos para su vehículo...
Seguridad Urbana Volvo (Volvo City Safety)
Renault Active Drive
Que sucede, como y porqué en un choque
Algunos consejos útiles
Cinturones con Air Bag
Sistemas de asistencia al conductor
 
peugeot salon vw carone